ALIMENTOS MEDICINA

Como sabéis Beautylife es el estilo de vida preventivo que persigo para vivir con mejor calidad de vida.

Los alimentos juegan un papel clave, son una medicina milagrosa. Dentro de mi Método G, la alimentación es importante pero más importante aún es mantener nuestro microbiota intestinal en condiciones óptimas para que se absorban bien los alimentos.

Saber qué se puede comer y qué no se debe comer según las condiciones de salud de cada cual es poseer un tesoro de conocimientos para tratar y prevenir los problemas de salud, desde la gripe hasta el cáncer. La dieta ejerce un efecto muy grande sobre la salud y la enfermedad.

La dieta es el único factor que nos afecta en la salud, que sí podemos controlar plenamente, tú decides qué comes. Los demás factores del exposoma, el aire que respiramos, el ruido, y el clima emocional que nos rodea no podemos; pero sí lo que comemos.

Es importante tener en cuenta que los diversos tipos de alimentos proporcionan sustancias vitales para la salud, algunas de ellas conocidas y otras desconocidas, por tanto variar la dieta es fundamental para conseguir mantener un estado saludable.

Las tres teorías sobre el poder curativo de los alimentos.

Existen tres teorías que sirven de base o guía para la investigación sobre le poder curativo y preventivo de los alimentos:
1. Los antioxidantes de los alimentos, que sirven para combatir enfermedades,
2. El olvidado, poder farmacológico de la grasa
3. Nuevos tipos de “alergias” o intolerancias a los alimentos.
Gracias a estas teorías aprenderemos a protegernos de ciertos nutrientes.

LOS ANTIOXIDANTES
Los oxidantes se presentan en distintas formas, los más destacables y con más estudios son los radicales de oxígeno libres. Estas moléculas han perdido un electrón y se mantienen inestables, en búsqueda frenética de otro electrón para estabilizarse….atacan a todo lo que se cruce en el camino, destruyen las células sanas y generan en cuestión de segundos más radicales libres que se descontrolan formando reacciones en cadena.
Los radicales libres pueden atacar el ADN, material genético de las células, causando mutaciones, las cuales son el primer paso hacia el cáncer.
Cuando ocurre a nivel de las membranas celulares, los radicales libres atacan la parte adiposa o grasa de las membranas, se peroxidan y quedan indefensas…fomentando reacciones en cadena contaminando millones de moléculas grasas.

¿De donde provienen los oxidantes? Algunos son desechos metabólicos normales consecuentes de la respiración y reacciones inmunes. Es decir, este origen es difícil de controlar porque es una acción necesaria para vivir. Pero muchos oxidantes provienen del medio ambiente y son destructivos, ejemplo: radiaciones ionizantes, contaminación del aire, sustancias químicas, plaguicidas, tabaco, medicamentos…
Evitar riesgos con un estilo de vida saludable, BEAUTYLIFE…depende de cada uno de nosotros.
Pero podemos además defendernos aún mejor de estos oxidantes con LOS ALIMENTOS.

Los alimentos, en concreto los de origen vegetal, frutas y hortalizas, están repletos de potentes antioxidantes. Una vez ingeridos, llegan a los tejidos y a los líquidos, donde pueden ayudar a combatir la invasión de los oxidantes.
Antioxidantes vegetales poco corrientes como: quercetina, licopeno, luteína, glutatión y otros más conocidos como las vitaminas C y E, el betacaroteno y el selenio.

La investigación de los antioxidantes está en auge, existen pruebas a nivel sanguíneo para saber el estado antioxidante de nuestro organismo. Así podemos saber el nivel oxidativo de la persona, si se están consumiendo suficientes antioxidantes.

Para prevenir lo que mejor podemos hacer es alimentarnos con una carga importante de antioxidantes vegetales.

Te voy a dar una pista, cuando consumas frutas y hortalizas escoge las que tengan color; cuanto más intenso mayor cantidad de antioxidantes. Las frutas y hortalizas frescas y congeladas tienen más antioxidantes que las enlatadas, procesadas o cocidas.

  • Uvas rojas en lugar de verdes o blancas.
  • Cebollas rojas y amarillas en lugar de blancas.
  • Col, coliflor y brócoli crudos o ligeramente cocidos.
  • Ajo crudo y machacado.
  • Hortalizas cocidas en el horno de microondas en lugar de hervidas en agua o al vapor.
  • Aceite de oliva extra virgen extraído en frío.
  • Verduras de hojas de color verde oscuro.
  • Pomelo rosado en lugar de blanco.
  • Frutas enteras en lugar de zumos.
  • Zumos frescos y congelados en lugar de enlatados.
  • Zanahoria, boniato y calabaza colores naranjas….
  • Tomate rojo maduro.

Aprovecha esta oportunidad y sigue mis posts para realizarte a ti misma una dieta ideal Beautylife.